LAS HIERBAS SANAN. RITUAL DE PURIFICACIÓN.

Hoy es 31 de diciembre y la cosa anda movida. Se siente. La gente planificando, comprando, cerrando etapas, abriendo otras, preparando el término de un año más que nos deja tanto.

En una especie de mundo paralelo, nuestras energías están igual de movidas. Pero no lo entendemos, porque no las vemos. Sin embargo, nos afectan queramos o no.

Todos vivimos dentro de un campo electromagnético, al igual que el resto de los seres vivos o cosas que nos rodean. Nuestra familia, nuestros vecinos, los animalitos, los árboles, los insectos, las piedras, una mesa, hasta cosas tan pequeñas como una semilla.  A este campo también se le conoce como aura. Que es un “espacio” que rodea nuestra cuerpo físico producido por pequeñísimos elementos cargados eléctricamente que afectan a cualquier otro elemento o partícula que también tenga una carga eléctrica. O sea, todo termina afectando a todo.

El campo electromagnético de cada uno de nosotros está en constante vibración y nos afecta de forma muy significativa en nuestro diario vivir. En nuestras emociones, sensaciones, decisiones, relaciones, estados físicos y mentales. Pero al no estar conscientes de ello, nos acostumbramos a vivir con nuestra carga de batería al mínimo. Dejamos que nuestras emociones se apoderen de nosotros y vivimos en permanente desequilibrio sin siquiera notarlo.

Todo nos influye constantemente. El conductor de bus, la persona que está sentada a tu lado en el metro, el cocinero que preparó la comida que compraste, el cajero que recibió tu dinero, tus compañeros de trabajo y hasta la vibración de tus vecinos afecta tu vibración. Nuestros campos electromagnéticos están en constante interacción, traspasándose información y fluctuando nuestras vibraciones, pasando de sintonías más altas a más bajas y viceversa. Lo que automáticamente se manifiesta a través de una emoción puntual, un conjunto de emociones o a través de sensaciones físicas como escalofríos, dolores de cabeza, pesadez corporal o una simple tos. Incluso enfermamos debido al contacto con otros campos que afectan profundamente el nuestro.

Sin ir más lejos, enfermamos por la forma en que dejamos que nuestros pensamientos se apoderen de nosotros. Cada pensamiento que generamos dentro de nuestro cerebro tiene su propia vibración y emana ondas energéticas que van afectando nuestro cuerpo físico. Positiva o negativamente. Al irse repitiendo y acumulando estos pensamientos, van “tiñendo” nuestro campo de un color que la mayoría no somos capaces de ver desde el plano físico. Este color o combinación de colores se generan por la vibración de cada pensamiento, que a su vez va definiendo nuestro estado emocional y nuestra actitud frente a la vida.

Mientras más consciente te vuelves con respecto a este mundo “invisible”, más fácil lo percibes y más debes cuidar de tu campo energético.

Así como lavamos nuestros dientes o nos duchamos a diario, también deberíamos limpiar y equilibrar este espacio todos los días. Principalmente antes de salir de casa y al regresar, antes de acostarnos.

Nuestra única y gran misión en esta experiencia humana es vibrar la más alto posible y disfrutar del viaje.

Muchas culturas ancestrales lo sabían, por eso desarrollaron variados métodos de limpieza energética y re equilibrio. Las tribus indígenas en la amazonía con sus limpias y baños a base de hierbas naturales. La preparación de inciensos y resinas en las culturas medio orientales y la quema de hierbas medicinales de los indios nativos americanos son un reflejo de que la humanidad ha buscado a lo largo de la historia formas de mantener ese equilibrio del que todos somos parte.

La naturaleza siempre ha estado presente en estos rituales de purificación y re conexión. Las plantas, las flores, los árboles, las hierbas, las piedras. No por nada hemos utilizado durante siglos la sabiduría de la madre tierra para ayudarnos a sanar.

Este método de quema de hierbas es una adaptación moderna de los rituales de los indios nativos americanos que utilizaban la salvia blanca para limpiar, purificar y sanar los ambientes o las personas. La palabra “salvia” viene del latín y significa “sanar” o “salvar”. Que además se usaba por aportar claridad, sabiduría y ayudar al crecimiento espiritual de las personas.

img_7816

¿DE QUÉ SE TRATA EL RITUAL?
A lo largo de la historia los humanos hemos desarrollado distintos rituales para ayudarnos a re establecer nuestro equilibrio físico, mental y emocional. Para honrar lugares o momentos sagrados. Para protegernos de energías negativas o destructivas y para limpiar nuestra energía en general.

Tú le pones la intención que quieras a tu ritual. Más que seguir pasos o respetar las “reglas”, se trata de que te conectes con tu intuición y que practiques un ritual que se ajuste a ti.

img_7820

¿CÓMO LO HAGO?
La idea es formar unos bastones de hierbas con propiedades energéticas medicinales. Las hierbas deben estar bien secas y amarradas con una fibra natural para facilitar la quema.

PASOS

1. Selecciona las hierbas que vas a utilizar y córtalas todas del mismo tamaño.
2. Forma un montoncito tipo arbusto con las hierbas que seleccionaste.
3. Corta de uno a un metro y medio de hilo dependiendo de la altura de tus hierbas.
4. Dobla el hilo por la mitad y ponlo detrás de la parte superior de tu arbusto de hierbas.
5. Empieza a cruzar los dos extremos del hilo en forma de “X” por la parte frontal y la parte de atrás de tu montón de hierbas. Apretando suavemente para ir formando un bastón compacto.
6. Cuando llegues a la parte inferior de tu bastón (a los tallos), remata con varias vueltas más de hilo y haz un nudo. Corta el excedente de hilo que te haya quedado. ¡Listo!

img_7828

¿QUÉ HIERBAS PUEDO UTILIZAR?
Salvia
Romero
Lavanda
Palo Santo
Albahaca
Eucalipto blanco
Artemisa
Ortiga
Menta
Manzanilla
Ruda
Cola de caballo
Paico
Hierba Luisa (Lemongrass)

Entre otras.. Cada región del mundo tiene sus hierbas nativas.

EL RITUAL
El aspecto más importante de todo ritual es la INTENCIÓN. Nuestra intención es muy poderosa. La idea es focalizar nuestros pensamientos y concentrarnos en lo que queremos lograr con la quema.

Cada uno es libre de crear su propio ritual, sus propias formas. Sin embargo, les detallo aquí a modo de ejemplo una manera de hacerlo.

Párate en un lugar en el que te sientas cómodo con tu bastón de hierbas en tu mano. Cierra los ojos y agradécele a las hierbas por acompañarte en este lindo ritual. Deja clara tu intención. Siente esa intención en todo tu cuerpo. Desde limpiar tu dormitorio o ayudarte a despertar tu consciencia, hasta adquirir mayor sabiduría o enfrentar algún tema puntual en tu vida. Lo importante es que todas tus células estén enfocadas en el mismo objetivo.

Llena tu corazón de amor. Visualiza como se enciende una luz dorada y potente en el centro de éste órgano. Observa como esta luz se va expandiendo hasta inundar todo tu cuerpo. Luego mira como esta luz potente se expande más y más hasta llenar el lugar donde estás y luego ilumina tu barrio, tu ciudad, tu país y el planeta entero.

Con la intención bien clara y con tu ser lleno de luz y amor enciende tu bastón de hierbas sabias desde la punta superior. Deja que la llama vaya consumiendo la primera parte del bastón por unos segundos hasta que se apague sola. Si ves que no se apaga sóplala y verás cómo el humo y los aromas de las hierbas empiezan a emanar.

Trata de no respirar el humo directamente. Empieza a recorrer los espacios que quieres limpiar sin dejar de enfocarte en la intención y en lo posible, sin salirte de la sintonía de amor y paz con la que iniciaste tu ritual.

Pasa el bastón por las esquinas (se suele concentrar la energía en estos rincones). Pásalo también por las puertas y ventanas. Por debajo de las camas. Por los lugares de mayor flujo de gente. Por los closets. Conéctate con tu intuición y deja que ella te guíe.

No es necesario llenar de humo los espacios para que el objetivo se cumpla. Confía en la sabiduría y el poder de las hierbas que te están ayudando.

En el caso de que el ritual sea para ti, pasa el bastón alrededor de tu cuerpo empezando por la cabeza, bajando hasta los pies. Siempre con la intención muy presente.

Puedes repetir un mantra, una frase o una plegaria.

Tómate todo el tiempo que sea necesario.

Luego de terminar la limpieza, enciende un incienso de tu gusto y pásalo por los mismos lugares donde pasaste el bastón de hierbas. Se dice que las hierbas limpiadoras tienen una energía más masculina y que los inciensos dulces poseen una energía más femenina. Por lo que se recomienda terminar el ritual encendiendo una resina o incienso dulce para equilibrar ambas energías.

Cierra tu ritual con una actitud agradecida.

img_7813

¿CUÁNDO ES EL MEJOR MOMENTO PARA HACER UN RITUAL?
En los cambios de ciclos lunares. Las mujeres durante los ciclos menstruales. Después de cambios emocionales importantes. Todas las mañanas con la salida del sol. Todas las tardes cuando se esconde el sol.

Si queremos cambiar el mundo tenemos que cambiar individualmente primero. Cuando vuelvas a tu equilibrio estarás aportando de manera significativa al equilibrio del planeta y del universo entero.

“Que todos los seres sean felices y libres”

Un 2017 lleno de luz y amor.

María José

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público.